Madrileños por el mundo… ¿O fuera del mundo real?

Por: David Sigüenza

El otro día pude ver el capítulo “Madrileños por el mundo” en Santiago de Chile. Esta fue la primera vez que veo un programa de estos desde el otro lado del cristal.

Como Madrileño exiliado en funciones en Santiago de Chile, estuve atento a este programa con la esperanza de ver algo representativo de lo que es la realidad en esta ciudad en la que nos encontramos muchos jóvenes españoles debido a la crisis en la que se encuentra nuestro país.

El programa tuvo un principio esperanzador en la que la presentadora habló de que Chile es un país que está recibiendo a muchos jóvenes españoles que se exilian en busca de trabajo. Esto fue lo único real que se dijo en este programa desde aquí todo fue cuesta abajo y se convirtió en una distorsión de la realidad a la altura de la que día a día ofrece la cadena que emite este programa (Telemadrid).

Los elegidos como representantes Madrileños en el reportaje no pudieron estar más alejado de lo que la intro del programa prometía y lo que es la base de los exiliados madrileños en Santiago:

  • Una mujer que lleva 35 años en Santiago casada con un abogado Chileno y que tiene 6 hijos
  • Un banquero de 32 años que vino con trabajo ya desde España (tristemente este caso fue el más cercano a la realidad)
  • Una mujer casada con otro abogado y que su vida era ir al club de golf, luego al mercado, seguido del gimnasio y cuidar de los niños (vamos el día a día de todos nosotros)
  • Otro empresario que llegó a Santiago con un trabajo desde España
  • Y finalmente un presentador de TV que lleva en Santiago desde los 18 años y que creo que es tan de Madrid como yo soy Aleman.

En ninguno de estos casos se habló de la gente que llega aquí con una mano delante y otra detrás en busca de trabajo y que tienen que hacer su vida de cero, que viven trabajando de 9 de la mañana a 7 de la tarde (en el mejor de los casos) que trabajan primero de forma ilegal hasta que consiguen su visa y luego de forma precaria hasta que consiguen firmar su contrato de trabajo…

No hablan de la realidad de un país sin estado de bienestar donde todo se paga, donde la salud es un privilegio y no un derecho, donde la desigualdad es tal que y el clasismo es tan extremo que la gente tiene barreras de movilidad dentro de la propia ciudad (algunas reales otras culturales).

Un país los Chicago boys dieron rienda suelta al liberalismo más encrudecido sin establecer ningún tipo de límite, y donde está privatizada hasta el agua que cae de las nubes.

Dicho esto, en Santiago como en cualquier otra ciudad la gente es agradable, te ayudan, hay oportunidades, es un buen lugar para venir y por eso venimos muchos, sin embargo, no es la panacea como se ha reflejado en este programa. No todo el mundo vive en mansiones de 5 millones de euros en los mejores barrios de la ciudad y disfrutan de jugar al golf, montar a caballo e ir de compras a diario.

La realidad aquí es más dura que esto, la realidad aquí es la de gente que es poco más que mil eurista pero que está mejor aquí que engrosando las listas del paro en España, gente que lucha por vivir de forma digna, hacer carrera con la esperanza de poder volver algún día a su país. Gente que ahorra mes a mes para poderse pagar un billete de avión que les lleve a ver a sus seres queridos que están a más de 10.000 km y a un mes de sueldo de distancia.

Esta es la realidad de Santiago de Chile, donde cada vez somos más los que venimos en busca de una oportunidad y donde hemos encontrado un lugar para continuar con nuestras vidas con la satisfacción de haber emprendido una aventura en busca de un mejor futuro.